Se enseña con el ejemplo

Estándar

Cierto estudio que investigó los cambios de postura de los alumnos de un aula descubrió por ejemplo que, cuanto más semejantes son sus posturas a las de sus profesores, más intenso es el rapport y mayor también su nivel general de implicación mutua. De hecho, la coincidencia postural constituye un indicador muy claro del clima emocional en el aula.

Son palabras de Daniel Goleman (el de la Inteligencia Emocional) extractadas de su último libro Inteligencia Social (Kairós, 2006) por Rafael Robles en su blog Vida de Profesor.

Rafael nos hace un guiño a todo los profesores para que nos fijemos en nuestras posturas y las de nuestros alumnos, y pensemos en las implicaciones de estas teorías de Goleman en la disciplina escolar y el orden en las aulas y, añado yo, en los deseos de aprendizaje y motivación para el estudio de los alumnos.

Todos sabemos que hay profesores que contagian ganas de aprender, que crean discípulos de sus disciplinas, mientras que otros transmiten aburrimiento e incluso generan continuamente problemas disciplinarios.

Es conocido de todos nosotros el llamado efecto pigmalión. Los alumnos son lo que esperamos de ellos. (En parte al menos). Ahora la investigación psicológica nos muestra que los alumnos son también en parte, como nosotros somos.

Deja un comentario