Sobre una sentencia del Tribunal Constitucional…

Estándar

…que estos días da mucho que hablar en la blogosfera.

(Ya sabéis que hablo de las clases de religión y el modo de contrato de los profesores que la imparten en centros públicos)

Podéis seguir un interesante debate en la bitácora de Anibal de la Torre.

Mi opinión ya la he expresado en ese mismo debate. Y es casi la misma que expone Pablo Rodríguez en su bitácora.

Resumo:

  • La sentencia parece ajustada a derecho.
  • Todo profesor que se somete a un “proceso de selección” y este es el caso, debe saber qué es lo que se le pide. El que escoge pone las condiciones del contrato y nadie está obligado a ser profesor de religión (ni católica ni islámica)
  • En todo caso no comparto el problema que da origen a la misma y probablemente hubiera que revisar el hecho de que las características de la vida personal sean tan relevantes para enseñar la materia de religión. No lo creo, pienso que la persona es mucho más que su estado civil.
  • Me cansa mucho que se mezcle fe con política ( a veces por desgracia, los primeros que lo hacen son los obispos ). En todo caso reclamo mi derecho a manifestar públicamente mi fe (igual que un republicamo puede llevar públicamente su bandera: no deja de ser una manifestación de mi(su) libertad de expresión).
  • Reclamo mi derecho a enseñar a mis hijos la materia de religión (que no deja de la concepcion del mundo sobre la que se ha constituido nuestra cultura y nuestro arte y en buena manera la forma de pensar de occidente) en la que, en una escuela que no me cueste (que ya la pago con los impuestos) sea pública o concertada. Digo enseñar religión y no catequesis, que para eso están las parroquias, o los movimientos y asociaciones de pastoral infantil-juvenil. No es lo mismo.
  • La Iglesia no es sólo la jerarquía. A veces la jerarquía se equivoca.
  • Ser católico no es ser de derechas. ¡Que se lo digan a los de la HOAC!
  • En España tenemos una herencia derivada del nacionalcatolisimo que ha hecho mucho daño no sólo a la sociedad sino también a la propia Iglesia. Nos ha centrado en las formas y nos ha alejado de los pobres. Hemos dado importancia a que los templos estén llenos y nos hemos olvidado del mandamiento del amor, de la Justicia.

Un comentario en “Sobre una sentencia del Tribunal Constitucional…

Deja un comentario