Leer El Quijote en Theerán – Rafael Robles

Estándar

El pasado 17 de Abril Rafael Robles publicaba una entrada en su blog donde regalaba cinco ejemplares de su libro Leer El Quijote en Teherán, a condición de que después de su lectura se hiciese un comentario en el blog del lector.

Pedí, se me dió y es hora de cumplir.

Lo primero es una disculpa, pues voy fuera del plazo de tres semanas otorgado por Rafael. En mi defensa he de argumentar una semana griposo (no completamente tirado, pero casi) y el fin de curso en Bachillerato. Ambas causas también han hecho disminuir mi producción bloguera.

He de decir que este reposo casi obligado me ha hecho reposar la lectura del libro y siento que puedo analizarlo de forma más global.

Y ahora vamos con el libro:

En primer lugar he de decir que me sorprendió su formato. Me refiero a que el libro está contado en forma de blog, de diario personal. Con seguridad no había captado este matiz en los diversos comentarios aparecidos en la red.

He de decir que este planteamiento me gustó. Hace que sea sencillo de leer, hace que la lectura pueda interrumpirse y continuarse con facilidad. Esto de dejar de leer no es tan sencillo: Lo cierto es que el libro engancha, probablemente porque refleja desde nuestra mentalidad un cultura diferente y muy atractiva.

Y si no lo es, Rafael consigue que lo sea.

He de confesar que mi desconocimiento sobre oriente era total. Poco más que unos tópicos. Me encuentro en este libro con una sociedad ansiosa por progresar, culta o que aspira a serlo. Con aspectos muy abiertos en su mentalidad.

Pero a la par el libro refleja el peso de una dictadura: la necesidad de ocultar públicamente lo que en privado es libre. El miedo (que no está declarado pero se trasluce) a que el otro me delate. El peso de una religión, no sé si realmente integrada en la persona o impuesta desde el exterior y por lo tanto vacía. No llego a profundizar lo suficiente como para juzgarlo.

Lo cierto es que me ha enseñado una cultura lo suficientemente rica como para ser conocida. Y en absoluto despreciada o minusvalorada, cosa que desde nuestra suficiencia occidental creo que se hace con demasiada frecuencia e ignorancia. Un pueblo acogedor y dispuesto a complacer al viajero, al extranjero, para que se sienta como en casa. ¡Mucho que aprender!

Rafael se ha dejado empapar por la cultura persa. Y se nota. Ese amor destila en las paginas de su libro. Me permito afirmar que gracias a su estancia en Teherán, Rafael es -si cabe- mejor persona. (Es una intuición fundada en sus comentarios).

Mi resumen: Es un libro diferente, fresco y capaz de abrirnos los ojos

¡Os gustará!

Un comentario en “Leer El Quijote en Theerán – Rafael Robles

Deja un comentario