La enfermedad del 'escroto de violonchelo'

Estándar

No, no es el título de un libro erótico…

Se trata de una dolorosa enfermedad profesional que afecta a los músicos especialistas en este instrumento de cuerda. Está causada por las muchas horas de ensayo y el contínuo rozamiento que el instrumento ejerce en su cuerpo. No aparece de repente, es algo que avanza con los años y que hace que el cuerpo del músico pague su tributo al arte.

Todo ello está confirmado por un detallado artículo publicado en una carta de 1974 a una prestigiosa revista médica, la British Medical Journal (BMJ), ffirmado por Elaine Murphy, baronesa y antigua profesora de Psiquiatría de la tercera edad en el Guy’s Hospital de Londres.

Todo está muy bien…pero Murphy, ha admitido que su supuesto hallazgo médico era un engaño.

“Quizás después de 34 años es hora de confesar que inventamos el escroto de violonchelo”.

Murphy, que dijo que ella y su marido habían estado “arrepintiénose” de su escrito desde el momento en que lo hicieron, dijo que habían decidido revelar el engaño después de que fuera mencionado en un artículo reciente en la BMJ sobre problemas de salud asociados a la producción musical.

Es decir, que la medicina ha estado dando por bueno un descubrimiento absolutamente ficticio durante 34 años. (Fuente: Público).

Quizá pase algo similar  al clásico mapa de sabores de la lengua que aún publican todos los textos (No os perdáis la imágen en grande). Está basado en un hallazgode 1901, cuando el científico alemán Herr Hanig publicó su tesis, en la que presentó un diagrama resumiendo su investigación sobre la distribución de la sensibilidad del gusto alrededor del perímetro de la lengua.

Todos año tras año copiaron su mapa en textos escolares y el sesudos tomos científicos.

Sólo en 1974 Virginia Collings demostró que toda la lengua percibía de modo similar los sabores, y que el mapa clásico no parecía tener sentido.

En el 2001, David Smith y Robert Margolskee publicaron un trabajo en el que minuciosamente describen el funcionamiento del sentido del gusto, incluyendo al sabor traído de oriente, el umami. En ese trabajo, aclaran que el mapa de la lengua surge como una mala interpretación de una investigación de finales del 1800, y dicen que hasta el presente no hay ninguna evidencia científica de que exista este tipo de segregación sensorial.

Es lo que tiene la ciencia: por un lado los descubrimientos han de ser validados y hallazgos posteriores pueden contradecirlos. Por otro puede ocurrir que por principio de autoridad o por no contrastar las referencias algo quede grabado en la mente de la sociedad y sea realmente difícil eliminar el error. En este caso de los sabores más de 100 años de error.

La ciencia no es un absoluto. Debe ser también tamizada por el propio método científico.

Un comentario en “La enfermedad del 'escroto de violonchelo'

Deja un comentario