Se inaugura la web del primer Observatorio para la no discriminación del alumnado

Estándar

El Observatorio para la no discriminación del alumnado por motivos del centro donde se escolarice, inauguró el 26 de marzo una web ( www.observatoriodelaeducacion.es ) que quiere ser una herramienta de defensa de la igualdad de condiciones de la escuela concertada con respecto a la pública.

Evidentemente esto no gustará a todos. Hay quien prefiere y es una opción legítima que toda la enseñanza sea de iniciativa pública. Hay quien preferiría lo contrario (un ejemplo podría ser el famoso “cheque escolar”).

La realizad es que hoy día convivenen el sistema educativo los centros públicos, los concertados y los enteramente privados.

Y que los alumnos (fijaos que digo los alumnos) de centros concertados, que deberían en teoría tener las mismas oportunidades y beneficios que sus compañeros de los centros públicos, se ven a menudo discriminados. Ya sé que no todos opinan así.

Pero es algo que el estado recoge a medias y que incluso aparece de alguna forma en la LOE.

El Observatorio nace como consecuencia del incumplimiento por parte de las administraciones educativas de derechos reconocidos a la enseñanza concertada tanto en la Constitución como en la Ley Orgánica de Educación.

La discriminación más generalizada que sufre la enseñanza concertada es la deficiente financiación del módulo económico de concierto que mantiene un enorme diferencial con respecto al coste real de la enseñanza (según los últimos datos el déficit medio por unidad, partida de otros gastos, es de 4.500 euros).

Escuelas Católicas (FERE-CECA y EyG) anunció el pasado 10 de diciembre la creación de este Observatorio en el que se recogen las discriminaciones que sufre la escuela concertada por comunidades autónomas, por nivel educativo y por tipo de discriminación (financiación, Bachillerato, plurilingüismo, nuevas tecnologías, transporte escolar, comedor escolar…).

Por lo menos que si discutimos, tengamos argumentos para hecerlo.

Y si no discutimos, mejor.

Deja un comentario