Y ahora… una moneda con la lupa binocular

Estándar

Sigo jugando, que estamos en reyes.

En la entrada de esta mañana os mostraba la foto de unas algas a través de mi microscopio-juguete. Es un juguete. Serio, pero juguete. (En todo caso si quiero ver algo en condiciones, uso los micros del cole y listo…).

Ahora os muestro algo un poco más serio: una lupa binocular. Sencilla, simple, pequeña… pero ya no es un juguete. Tiene 20 o 40 aumentos. Y es muy nítida. El mundo a 20 aumentos es increíble.

Para poder hacer la foto a la muestra he acoplado directamente a un ocular una webcam Philips, viejecita, que tenía arrinconada por ahí. Y la imagen es otra cosa, como podéis apreciar. No sé cómo saldría con una cámara de verdad, pero voy a intentarlo. La imagen es de 640×480 INTERPOLADA. Se notan los puntos gordos. La webcam tiene una resolución nativa menor. De hecho, la segunda foto de la moneda, está hecha con esa resolución nativa.

Ahora mi moraleja: Si como Reyes vais a regalar algún artefacto óptico a hijos, sobrinos o allegados… no dudéis una lupa binocular mucho antes que un microscopio. El microscopio acabará probablemente cogiendo polvo. La lupa se usará, pues no se requiere ningún tipo de preparación para poder ver el mundo diminuto. Con una lupa creareis afición. Ya vendrá luego el microscopio.

A continuación tenéis una foto de la lupa (tomada con la propia webcam) y dos ampliaciónes (20x) de Cervantes, en una moneda de 50 céntimos.  ¡A disfrutar, que pronto comienza la cabalgata!

Un comentario en “Y ahora… una moneda con la lupa binocular

Deja un comentario