Sobre religiones, escavadoras y chorizos.

Estándar

Lo acabo de en un foro de fotografía que frecuento:

Suleiman, me había prometido que la excavadora, vendría a última hora de la tarde, a tapar los pozos.
Me llama Andrea por el móvil a las 16.00 h.: Que ya viene para casa y preguntándome, preocupada, si habían terminado la faena. Le digo que estoy esperando la excavadora y que Suleiman, terminaría el trabajo antes de que ella, atienda a partir de las 18.00 ,en su clínica que tiene montada en casa.
Llega Andrea a casa a las 16.30 y me dice que, por la ruta, pasó con su automóvil, a una gran excavadora amarilla, camino a nuestro kibutz. Le digo que es él y que todo se hará a tiempo.
A las 17.00 h. sin noticias de la excavadora, me preocupo y llamo por móvil a Suleiman. Me dice que surgió un contratiempo de último momento y que está en el cementerio del kibutz, tapando la fosa de un cuerpo que fue enterrado de apuro, y que llegará en 15 minutos. Llega a las 17.20 h. y con una maestría digna de admirar veo como maneja los joysticks de la Caterpillar y en 10 minutos termina el trabajo.
Se baja del monstruo amarillo y le pregunto que no había entendido en nuestra conversación por móvil, eso de un “entierro de apuro”. Me cuenta que la mujer que enterraron, vivía con su marido en la ciudad de Hedera (centro de Israel).Y que no pudieron enterrarla en el cementerio de esa ciudad porque no era judía sino cristiana.

El nieto de ella vive en el kibutz y se decidió acoger sus restos en nuestro cementerio. Me río por lo bajo y le hago ver la tamaña idiotez de algunos lumbreras, que deciden hasta en nuestras muertes.

Me da la razón diciendo que hay un sólo Dios para todos los humanos. De este tema pasamos al tema asado, al admirar éste la parrilla de mi jardín. Le cuento que la mejor carne de Israel, se consigue en la carnicería de mi amigo Walid, en la Nazaret árabe. (Walid viajó hace años para aprender a elaborar los chorizos argentinos y es un maestro en ello).
Suleiman me pregunta con qué carne se elaboran los chorizos. Lo miro a los ojos y le digo: con carne de cerdo. Él es musulmán. Hablamos sobre la prohibición de esta carne  por las religiones judía y musulmana. La prohibición se pierde a través de milenios. Quizás hubo una gran mortandad humana en esos tiempos, por el consumo de carne porcina mal cocida. Hoy sabemos que la enfermedad se llama triquinosis y que salándola o, cocinándola bien, se acaba el problema. Suleimán me dice que es muy difícil quitar esa prohibición, tan arraigada en los pueblos semitas.
Ya es hora de que Andrea, abra la clínica. Me despido de Suleimán con un fuerte apretón de manos, cálido y humano.

Hoy un musulmán ha enterrado a una cristiana en el cementerio de un Kibutz administrado por judíos.
¿Cosa de locos?
Creo que no. Cosa de humanos.

Un comentario en “Sobre religiones, escavadoras y chorizos.

  1. Pingback: Bitacoras.com

Deja un comentario