Aprendizaje compartido: Libro digital, wikis y evaluación 2.0

Estándar

El mundo de la educación está en cambio.

¿Está en cambio? ¿El cambio tiene la profundidad necesaria?

Hablamos y nos consideramos “Profesores 2.0” y en verdad lo somos si por ello entendemos que formamos parte del grupo de docentes que con gran esfuerzo personal están incorporando las tecnologías de la información y comunicación en las aulas. Pero…¿podríamos ser otro tipo de “Profesores 2.0”?

El gran cambio está aún por hacer.

Contemos con medios del siglo XXI o estemos aún sin ellos (por que no llegan todavía a todos los centros ni a todos los muchachos) el cambio más profundo ha de acontecer en el proceso de enseñanza-aprendizaje. No es extraño el utilizar herramientas tecnológicas modernas que sólo se emplean en perpetuar, eso sí de forma digital, un modelo educativo que pide un cambio copernicano.

Un ejemplo de esta revolución incompleta son la mayoría de los actuales formatos de libros educativos electrónicos. Con frecuencia estos libros se limitan a plasmar los mismos contenidos que podemos leer en el libro de papel para que sean ahora leídos en una pantalla de ordenador. A lo sumo se han añadido algunos enlaces. ¿Es esto el cambio que se necesita?

Las plataformas de aprendizaje on-line se usan frecuentemente como un sistema de tablón de anuncios y recogida de tareas. ¿Pueden dar más de sí?

No conocemos aún las respuestas pero podemos ir intuyendo algunos caminos.

El aprendizaje real, el que se produce dentro pero sobre todo como fuera del aula, siempre se ha producido mediante la interacción, siempre ha sido cooperativo. El aprendizaje formal, académico tiende a ser absolutamente personal, aunque el docente utilice las últimas tecnologías para sus clases.

¿Tendremos el valor de que el aprendizaje formal (escolar) sea también cooperativo?

Más aún que el aprendizaje sea compartido. Entre los alumnos pero también entre alumnos y docentes.

¿Podremos aplicar estas ideas a los libros de texto, a la clase diaria?

Las TICs nos brindan algunas ayudas. Las wikis, por ejemplo, nos ofrecen la posibilidad de construir contenidos de forma cooperativa. ¿Podrían ser estas wikis u otras herramientas similares las precursoras de un nuevo libro de texto que está por llegar?

Y qué podemos decir de la evaluación. ¿No sigue siendo la parte más tradicional de todo el sistema educativo? ¿Tiene sentido todo el cambio metodológico que empezamos a impulsar si pese a todo estamos manteniendo sistemas de evaluación absolutamente clásicos?

¿Qué dificultades tenemos y qué luces comenzamos a vislumbrar?

Resumen de la ponencia que presentaré el próximo viernes 11 en las III Jornadas del IEM en Salamanca.

Deja un comentario