¿Merece la pena escribir en un blog de educación? Dos artículos que acabo de leer. Y dos recomendaciones de buenos blogs.

Estándar

Pues no sé.

 

Hay veces que en la web encuentro artículos, reflexiones educativas escritas por otros docentes que son de tal calidad que, yo al menos, dudo de poder aportar cualquier reflexión mínima a su nivel. Y no por lo complejas de las reflexiones, si no por lo simples y profundas.

Quiero presentar en primer lugar el artículo visto en “eFePeando (blog de Oscar Boluda Ivars – @oscarboluda ):  “10 PREGUNTAS PARA TI, PROFESOR“. Nos sugiere que paremos apensar en la dinámica de aula., en lo que realmente pasa ente esas cuatro paredes. Y como el mismo dice, está “Reflexionando con urgencia sobre Educación“.

Lanzo dos de las 10 pregunta, las 2 primeras. Dan para un buen rato de reflexión:

¿Te gustaría aprender tal y como tú enseñas?

 

 

¿Crees que se aburren los alumnos en tus clases, disfrutan de tu docencia?

La primera me ha hecho pararme más de un minuto. ¡No lo sé! ¡Hay días que sí, otros…! La segunda… me imagino respuestas de muchos profesores: “¿desde cuando eso de aprender ha de ser divertido?, ¡Se aburren porque no tienen suficiente interés, porque no les interesa aprender!”. Ya, pero… ¿se aburren o no? ¿Tu puedes hacer algo?

Otro blog que quiero presentar hoy es “Justifica tu respuesta” de Santiago Moll Vaquer (@smoll73). Y me voy a parar en uno de los post que más sugerentes me han parecido: “Docente, ¿aplicarías el principio 20/80 a tu profesión y a tu vida para ser más feliz?“. Y me ha llamado poderosamente la atención por que su reflexión coincide con la mía y la de muchos de mis compañeros: “la felicidad es lo primero” ya que en realidad ser felices nos hace mejores personas y mejores profesionales de la educación. Y no contento con reflexionar nos dice cómo lo ha aplicado él.

Nos cuenta como se conoce desde hace tiempo que un 20% de causas originan un 80% de efectos, lo que nos lleva a buscar ese 20% para mejorar de forma exponencial el rendimiento de nuestro potencial docente. ¡Dar mejor la clase! ¡De forma más entusiasta! ¡Consiguiendo que aprendan más! Y aprovechando el tiempo restante para ser más felices, lo que repercutirá a su vez en la mejora del conjunto.

¡Qué programa!

¿Entendéis ahora porqué hay días que me planteo si merece la pena escribir algo? Hoy he escrito para recomendar estos dos artículos y estos dos blogs. Y creo que hoy escribir sí ha merecido la pena. ¿no os parece?

taller de escritura

 

 

 

Deja un comentario