Desarrollar la competencia de “Gestión de la Información” en nuestros alumnos

Estándar

Más allá de modas algo está moviéndose en el panorama educativo: nuevos estilos pedagógicos o renacimiento de otros ya conocidos, flipped clasroom, aprendizaje basado en problemas o en proyectos, rutinas de pensamiento…inteligencias múltiples.

¡Desarrollo de competencias!

Matemática, lingüística, artística, cinestésica… y en medio de todas ellas elAprender a aprender.

¿Cuál es el rol del profesorado en todo esto? Ayudar al desarrollo de capacidades en los alumnos y entre todas estas capacidades hay una de especial interés: el saber gestionar la información.

No creo que sea un problema nuevo. Cuando era niño y tenía que hacer un “trabajo escolar”, por ejemplo tengo vivo en la memoria uno sobre la Catedral de León, consultaba algunas enciclopedias.  Y copiaba y pegaba lo que encontraba allí. ¿Cuantas enciclopedias? Si el día era bueno y tenía espíritu, dos o tres. No tenía acceso a más. NO TENÍA PROBLEMA DE INFOXICACIÓN. Pero tampoco gestionaba la información, más que nada porque no tenía mucho que gestionar: el libro texto era la verdad. Y la enciclopedia Espasa la suma del saber. Nadie sabía más en mi pequeña mente.

¿Obran nuestros alumnos de forma distinta?

Creo que no mucho. Es cierto que a nuestro alrededor ha crecido la nueva “Alejandría” del saber, la red de redes. Todo está en la red. Pero si yo les mandase el mismo trabajo… ¿Cuántas fuentes de información consultarían? Dos, tres… me permito dudarlo. Lo cierto es que el “copia y pega” es más fácil y rápido, pero la conversión de información en conocimiento es igual de escasa.

Como profesionales de la educación tenemos a mi entender el reto de desarrollar la competencia en la gestión de la información en nuestros alumnos, en dos líneas:

  1. Hacerles ver la diferencia entre información e información relevante.  Siguiendo con el ejemplo, el término “Catedral de León”, arroja en Google 569.000 resultados.  El primero de ellos es la web oficial del monumento, pero quizá no sea el más relevante en función del trabajo que se pida. Hemos de acostumbrarles a buscar no sólo en la primera referencia del buscador. Hemos de enseñarles a usar un buscador de forma eficaz.
  2. Enseñarles a convertir la información en conocimiento. El conocimiento no está en Google, ni en internet, ni en el libro de texto. Está en cada uno de nosotros, cuando elaboramos la información a la que accedemos. Este proceso de elaboración es lo que importa. Nuestros trabajos, tareas, han de ser relevantes en este aspecto. de forma que promuevan el conocimiento.

¿Existen herramientas que nos ayuden al respecto? Pienso que si. Y estas ya están probadas, y funcionan:

  • Las cazas del tesoro, las webquest. Busquedas de información guiadas donde incentivamos la elaboración de conocimientos propios.
  • The flipped clasroom: guiamos la captura de información de nuestros alumnos, para después convertirlas en productos de aprendizaje con nuestra ayuda.
  • Elaboración de mapas mentales.
  • Elaboración de “documentales” en vídeo sobre un problema o cuestión.
  • El debate, previamente preparado, haciendo grupos que deben defender una postura aún cuando no sea la suya, facilitando previamente información a los alumnos.

Un poco más de información:

Deja un comentario